17 marzo, 2008

Toros, ratones, borregos...



Uno pone un rato la tele y no puede evitar preguntarse hasta qué punto somos gilipollas en este país.
En Telecinco llevan no sé cuántos días llenando horas y horas de programación con el vestido de boda de Belén Esteban. ¿Cómo es posible que semejante esperpento de mujer sea noticia durante semanas por su vestido de boda? Increíble.


Pones el telediario de la misma cadena y resulta que hay por ahí un toro que se llama Ratón y que ayer o anteayer cogió a un tío y lo ha dejado hecho una pena. El toro en cuestión es el más cotizado en las fiestas de los pueblos porque coge a un montón de gente y ya mató a una persona. Y todos se pegan por llevarlo a sus festejos al precio que sea.
O sea, en este país nuestro pagamos lo que haga falta por tener la posibilidad de ver en vivo y en directo como un animal se carga a un tío. Y, pero aún, el personal está dispuesto a arriesgar su vida para demostrar lo bien puestos que los tienen.


Y luego, la guinda del pastel. Uno de los miembros de la banda Tokio Hotel ha caído enfermo y han tenido que suspender su concierto en Madrid. Mogollón de niñas hacían cola para ver a su grupo favorito desde hacía días, durmiendo en tiendas de campaña y, claro, hoy lloraban como locas del disgusto.
Pues sale un hombre por allí dando voces (supongo que sería el padre de alguna) diciendo que los van a demandar por daños y perjuicios y que no hay derecho a que hagan eso y que por su culpa están llorando las pobres niñas.
¿Pero estamos todos locos?


Y eso por no hablar de los zopencos que se dedican a tirar botellas en los campos de fútbol o que se lían a tiros en su pueblo y demás noticias que llenan hoy los periódicos.
Me voy a ir a vivir a la Antártida. No sé a como estará el metro cuadrado de iglú...

4 comentarios:

abysalfire dijo...

jooder como está el patio!! si es que vivimos en un mundo de melones >_<

Soundtrack dijo...

Nada, la culpa seguro que es de la contaminación y el cambio climático, que nos recuece la cavidad craneal y nos pasa lo que nos pasa...

Lo del padre de la chiquilla histérica-consumista, pues que quieres que te diga, que diría lo que fuese para que la hija le deje de dar la brasa, creo :); seguro que hace 50 años algun padre de entonces también se quejaría a la BBC de que los Beatles habían cancelado un concierto por las hemorroides de Ringo, y que les iba a demandar. El sistema permite que cada cual demande lo que quiera: para eso está el juez de primera instancia, para ver si tiene fundamento o si es una shorrez y encima le obliga a pagar los gastos administrativos.

Lo del vestido de la Ezteban, pues es el resultado de que las noticias medianamente serias, necesarias y completas, pues no tienen audiencia; y quien paga manda (los patrocinadores). Con ver solo cosas escogidas de la tele, arreglao.

Y sobre lo del torito Ratón, estoy completamente a favor!!!. Siguiendo las directrices de los Premios Darwin, a ver si con suerte Ratón hace una limpieza étnica de todos esos seres mononeuronales que se lanzan al ruedo para, mas tarde en la verbena, poder presumir ante las mozas del lugar de sus puntos de sutura y de su ojo sano.

Hala, ya me he enrrollado. Si es que me tiras de la lenguaaaaa :-P

abysalfire dijo...

A las niñas histericas esas les daba yo dos buenas tortas cortijeras, a ver si se les pasa el pavo ese tan grande que tienen ¬¬.

telemarkado dijo...

Pues sí. Además, si se hubiera celebrado el concierto hubieran llorado todavía más, así que utilizando el criterio del padre gritón, habría que denunciarlos igual.

Soundtrack, una vez más, me leiste el pensamiento (lo digo por lo de la limpieza étnica taurina esa).

Un saludo y felices vacaciones a los que las tengáis ;-)