17 mayo, 2008

Un globo aerostático en el Metro de Madrid



Viernes, seis y cuarto de la mañana en un vagón cualquiera del Metro de Madrid. Iba yo cagándome en la puta porque apenas me quedaban unas paginillas para acabarme el libro que me estaba leyendo y se me había olvidado coger otro, lo que significaba que no tenía lectura para la vuelta.
Para colmo, enseguida me doy cuenta que de la historia en sí sólo me quedan dos o tres páginas, el resto es una especie de recuento de los personajes y los agradecimientos. Cagüen tó...
En fin, acabémonos el libro de marras, me digo. Leo lo de los personajes, porque el libro tiene un huevo de personajes y no viene nada mal ese recuento, y llego a los agradecimientos. Siempre leo los agradecimientos, los epílogos, las notas del autor... todo. No sé por qué, pero siempre lo hago. Me gusta.
Al grano. Empiezo con los agradecimientos y, en el segundo párrafo, me encuentro con esto:


Gracias a Mariola, a Grace Morales y a la web Teleoperando por su valiosa información sobre cómo es la vida de la teleoperadora moderna.


Joder qué subidón. De repente me hinché tanto como el globo ese de la foto porque, os parecerá una tontería, pero no sabéis lo bien que sienta leer un agradecimiento de alguien a quien admiras hacia algo que has hecho tú. Mola, y de qué manera.


La obra en cuestión es Cosmofobia, la última novela de Lucía Etxebarría y está francamente bien. Se la recomiendo a todo el mundo, aunque solo sea porque la página 381 es una auténtica pasada.

5 comentarios:

GatoVolador dijo...

¡Ostras! ¿Vaya tela, no? Enhorabuena por el reconocimiento, debiste pegar un salto en el asiento cuando lo leíste.

Cuida lo que escribes, que ahora eres carne de documentación :P

Soundtrack dijo...

Congratulaciones y beneplácitos!!!! ya me imagino que debe ser una pasada, ya... Yo a la única obra que he aportado algo ha sido a la guía telefónica... :)

Juzam dijo...

¡Wooow! ¡Felicidades!

Lek dijo...

Pues a pesar de que la tía me caiga como un petardo en las posaderas, se ha portado con los agradecimientos.

Edea dijo...

Uhhhmmmm pues entonces tu tienes que estar en la misma oficina pelocha que yo.