17 agosto, 2006

¿Esclavitud?



Sobre la palabra esclavitud, el diccionario de la RAE dice: sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra, o a un trabajo u obligación.
Pues eso es lo que se me viene a la mente al leer las barbaridades que suceden en algunos call centers de Argentina.
Aquí, en España, nos tratan de pena, pero parece que no están del todo contentos con ello y por eso empiezan a trasladar campañas a países suramericanos donde pueden tratar a la gente todavía peor.
Entresaco unos cuantos párrafos así, en plan sensacionalista total, pero leed el artículo entero, tiene tela.

"Tuve muchos oficios en mi vida: limpié baños, fui docente en escuelas en donde los pibes más que aprender matemáticas necesitaban afecto, vendí revistas en el tren y hasta fui personal trainer. Así y todo podía estudiar y rendir bien. El cansancio era físico y natural. El único trabajo que me quebró fue este"
"Me quebró la cantidad de llamadas que hay que atender en pocos segundos –si no lo hacés la empresa te descuenta 50 pesos-, me quebró esa presión y también ver a otros compañeros mal. Por ejemplo una chica de 20 años, estudiante, muy bonita, muy inteligente, la típica niña prodigio, me tocó verla hacerse pis en el lugar de trabajo por miedo de ir al baño..."
(...) Según las estimaciones oficiosas en estos lugares cerca del 70% de los trabajadores padecen desde problemas psiquiátricos, pérdida de la audición, nódulos en la garganta, tendinitis, hasta enfermedades de la espalda y de la vista, entre otras, donde ya ni enumeran lo que parece natural: el estrés, el agotamiento. Lucas: “Las propias empresas pusieron el límite de 6 horas no por solidarias ni por bondadosas, sino porque saben que más allá la persona ya no sirve para nada, y su rendimiento cae totalmente”.
(...) Lucas calcula la proporción en contra de 80 a 1 para encontrar a un lector de El País. “Pese a que es el diario más leído, con 500.000 ejemplares, hay 40 millones de españoles. Cuando encontrábamos a un lector del diario, los supervisores se nos venían encima para que les dijéramos cualquier cosa con tal de asegurar la venta. Nos pedían que mintiéramos. Les decíamos que por el diario de 1 euro les íbamos a descontar 70 céntimos por día de su cuenta bancaria. En realidad, se les iba a cobrar todo junto, pero era un modo de engatusarlos. Si lo lograbas, los supervisores empezaban a gritar y aplaudir: ¡grande, puto, hicimos la venta!
De la venta por un total de 100 euros (400 pesos aproximadamente) al teleoperador le quedan, limpios, 3 pesos.
(...) Comenzó la presión con una de las jovenes teleoperadoras, obligándola a cambiar de turno, cosa que ella no podía hacer. Sus compañeros la incitaron a seguir trabajando en su turno hasta que ella dijo: “Basta, no quiero pelearla más”, y se dio por renunciada.
(...) “La productividad no está medida en relación a las ventas, sino a la obediencia del operador. Lo importante para ellos es que cumplas el tiempo de entrada, de salida, el tiempo del break. No se valoran tus ventas, sino tu nivel de conexión a la máquina y de docilidad. Me cuesta encontrarle explicación, pero se ve que la productividad para ellos es que después de un tiempo te destruyeron el cerebro, y directamente te conectás todo el tiempo, levantás llamadas al ritmo que ellos quieren, y la ventaja es que no tenés otra cosa en la cabeza”.

Más en Teleperforados.
Vía menéame.

7 comentarios:

GatoVolador dijo...

No comment... qué decir ante esto...

Jotace dijo...

Malas condiciones, subcontratas-con todo lo que se puede quedar por el camino-, descontento... suena habitual. Menos mal que cada 3 meses hay alegrías: Empresa Tal mejora beneficios en trimestre Cual. Antes se llamaba de otra forma. Ahora la intentan colar con nombres como política de beneficios

toxcatl dijo...

Sin palabras...
solo anunciar que _eso_ tarde o temprano, llegará aquí...
Si, hoy tengo complejo de Cassandra...

telemarkado dijo...

Aquí ya tenemos algunas cosas. Lo de mentir vilmente para vender (y lograr el objetivo, que es lo único que cuenta) está a la orden del día.
Pero se han mejorado muchas cosas y por eso se van para allá, porque allí todavía tienen que mejorarlas. Y les sale muy, muy barato.
Es una pena que se permitan estas cosas.

Mun dijo...

La esclavitud no se ha abolido, sólo se ha reducido a 8 horas diarias... Y en lugar de cadenas, una centralita y un pinganillo.
Un beso a todos los teleoperadores puteados,
Mun

toxcatl dijo...

Si vosotros supierais y _yo_ pudiera hablar.
Hay dias que me muerdo los labios de impotencia...
Un dia, llegara un dia que pueda contarlo y, ademas, en persona...
Y no, no soy pelocha, pero ... en todas partes cuecen habas.-

telemarkado dijo...

Pues claro que en todas partes cuecen habas... Yo hablo de esto porque es lo que mejor conozco, pero que le pregunten a muchos obreros de la construcción, administrativos que currarn 12 horas por cien mil pelas.... y tantos otros.
Vamos, una puta mierda.